Samir es un jugador promesa, se proclama como el mejor del equipo, y ese gran talento lo hace confiarse de que no pueden hacer nada sin el.

No le importa su vida desordenada, confiado en que siempre lo perdonarán, pero aprenderá que nadie es indispensable.

¿Quieres saber como terminó esta historia? Descúbrelo aquí: